Financiación

¿Qué puedo hacer si quiero darme de alta como autónomo y estoy percibiendo una prestación?

Posted on

Hasta hace no mucho, en España, las personas desempleadas que decidían emprender un negocio podían o bien suspender su prestación por desempleo durante un tiempo o bien optar por la opción de capitalización del desempleo o pago único.

Actualmente existe una opción más consistente en compatibilizar la prestación por desempleo con el alta como autónomo, de modo que si estamos en situación de desempleo, somos perceptores de una prestación contributiva por desempleo y queremos darnos de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, podemos optar por cualquiera de las siguientes opciones en relación con el cobro de la prestación.

     1.- Suspensión de la prestación

Si emprendemos una actividad por cuenta propia por tiempo inferior a 60 meses podemos suspender el cobro de la prestación de modo que al fin de esta actividad podamos reanudar el cobro de aquella, siempre y cuando hagamos la solicitud dentro de los 15 días siguientes al cese de la actividad, pudiendo disfrutar de tal derecho durante el periodo que nos corresponda y que no hayamos disfrutado.

Más información

      2.- Capitalización de la prestación por desempleo o pago único

La capitalización por desempleo o pago único es un incentivo al emprendimiento que consiste en que el trabajador desempleado con derecho a una prestación por desempleo percibe el importe pendiente de percibir en forma de “pago único”, es decir, se le abona en forma de un solo pago el importe de la prestación pendiente de percibir para hacer frente así a la inversión de su nuevo negocio (el 15% de la misma también podría aplicarse a gastos de asesoramiento). Esta medida se aplica tanto a autónomos, como a socios de sociedades mercantiles o socios de cooperativas o sociedades laborales, además de la inversión inicial, esta opción sirve para sufragar otros gastos como por ejemplo del pago de la cuota de socio para el ingreso en una cooperativa. También se contempla la posibilidad de utilizar dicho montante, o una parte del mismo, para sufragar las cuotas de autónomo.

Para poder acogernos a esta medida, entre otros requisitos, deben quedarnos todavía pendientes de percibir al menos tres mensualidades de la prestación a fecha de solicitud y no haber hecho uso de este derecho en los cuatro años anteriores ni haber compatibilizado prestaciones por trabajo por cuenta ajena en los 24 meses anteriores, entre otros.

Entre la solicitud del Pago único y el alta como autónomo no puede mediar más de un mes.

Más información

    3.- Compatibilización de la prestación y trabajo por cuenta propia

También se contempla la posibilidad de compatibilizar el trabajo por cuenta ajena con el cobro de la prestación durante un período máximo de 270 días (9 meses). Esta opción debe ejercerse dentro de los 15 días siguientes al inicio de actividad.

No obstante, para acogernos a estas medidas tenemos que cumplir una serie de requisitos.

 Más información (bajar hasta el final de la página)

Cómo financiar tu proyecto empresarial

Posted on Actualizado enn

huchaComo ya comenté en el post de Valoraciones previas antes de emprender, uno de los aspectos fundamentales a la hora de poner en marcha un proyecto empresarial es el obtener la financiación necesaria para hacer frente a la inversión y primeros gastos corrientes que vaya a generar la actividad.

Es importante que el emprendedor cuente con fondos propios para aportar al proyecto porque la financiación ajena, como sabéis, no es gratis. Existen en el mercado productos financieros más baratos que otros con objeto de promover la creación de empresas o subvenciones que cubren los intereses que se vayan devengando –o parte de ellos- pero por lo general el pedir dinero cuesta dinero (hay que tener en cuenta que quien nos lo presta, por lo general, no nos conoce de nada, corre riesgos y, además, lo hace para obtener algún tipo de beneficio, si no no lo harían).

Pues bien, como norma general se recomienda que entre un 20% y un 40% de la inversión se cubra con fondos propios, ahora bien, esto depende siempre del tipo de proyecto y de su rentabilidad.

Es importante que antes de pedir financiación conozcamos los distintos tipos de recursos a nuestro alcance y que elijamos el que mejor se adapte al activo que queremos financiar y, sobretodo, tenemos que elegir una financiación u otra en función del tiempo que el activo a financiar vaya a permanecer en nuestra empresa.

A continuación voy a enumerar las principales fuentes de financiación a las que puede acudir un emprendedor, sin profundizar demasiado en el tema, simplemente porque se tengan en cuenta las distintas opciones:

1.- Propia

– Aportaciones de los socios

Capitalización del desempleo

2.- Ajena

2.1.- Financiación a corto y medio plazo

– Crédito bancario (recomendable para necesidades puntuales de tesorería)

– Tarjetas de crédito

– Renting

– Leasing (alquiler de un bien con opción de compra)

– Descuentos comerciales (Letras, cheques y pagarés. Para necesidades puntuales de tesorería).

– Factoring (Se ceden los derechos de cobro a una entidad financiera. Muy utilizado en exportaciones).

– Préstamo bancario

– Microcréditos (son préstamos a 2-3 años sin avales).

2.2.- Financiación a largo Plazo

– Crédito Hipotecario (para inmuebles)

– Entidades de Capital-Riesgo (invierten en la puesta en marcha de proyectos de cierta envergadura).

Sociedades de Garantía Recíproca (Prestan avales y asesoramiento).

2.3.- Otros inversores

– Business Angels

– Plataformas de Crowfunding

– Otros: Grandes empresas, Family Offices, Fundaciones especializadas…

2.4.- Otros recursos

– Subvenciones (Dedicaré un post más extenso a este tema pero aquí voy hacer unas observaciones importantes: Ningún proyecto debe depender de subvenciones, además éstas exigen el realizar bastantes trámites burocráticos y lleva tiempo hasta que se concede. Ahora bien, teniendo en cuenta estos aspectos, por pedirlas no perdemos nada y, de hecho, animo a informarse siempre bien sobre las ayudas a las que se puede acoger un proyecto y de todos sus requisitos y a solicitarlas si se ajustan a nuestro proyecto. También hay que tener en cuenta que las subvenciones se consideran un ingreso o renta y, por lo tanto, tributan y deben declararse).

– Préstamos de familiares y amigos

– Negociación del pago con proveedores

– Negociación del cobro con clientes

Otras medidas de fomento del autoempleo

En el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo podéis encontrar otras medidas para fomentar el autoempleo, tales como reducciones y bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social, incentivos fiscales, compatibilización de trabajo por cuenta propia con prestaciones por desempleo, etc. la mayoría de las medidas que recoge este Real Decreto-ley tratan de fomentar el empleo juvenil.

La Importancia del Plan de Empresa

Es importante que el emprendedor, antes de pedir financiación, haya elaborado un Plan de Empresa detallado y organizado para ver cuánto dinero necesita solicitar y para presentar el proyecto a entidades financieras y potenciales inversores.

Algunas webs de Interés

Portal Ayudatec (Ministerio de Industria, Energía y Turismo) 

Buscador de ayudas, becas y subvenciones 0.60 

Instituto de Crédito Oficial (ICO) y ENISA  (Recogen líneas de financiación para emprendedores)

Dirección General de la Industria y de la Pyme  (recoge información sobre ayudas e incentivos para empresas, además de otra información de interés para emprendedores)

Programa Leader (Si vas a crear una empresa en el medio rural busca cuál es el Grupo de Acción Local que te corresponde ya que a través del programa Leader puedes obtener ayudas para crear tu empresa o participar en otras acciones formativas o promocionales que te puedan favorecer).

Instituto de Comercio Exterior (ICEX) (Recoge sobretodo ayudas para la exportación, consistentes tanto en dinero como en servicios de apoyo).

Guía de plataformas de Crowfunding

Red Española de Business Angels

Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo