El Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente

Posted on Actualizado enn

El “Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente” es una figura que estaría “a caballo” entre el trabajo por cuenta ajena y el autónomo y que está regulada por la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo artículos 11 y ss., aunque esta modalidad no se utiliza mucho en la práctica conviene conocerla.

Concepto

Los trabajadores autónomos económicamente dependientes son aquéllos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para un cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75 por % de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales. No obstante deben darse otra serie de características.

– No pueden tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros.

– No pueden ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores con contrato laboral por cuenta del cliente.

– Tienen que disponer de infraestructura productiva y material propios, para el ejercicio de la actividad e independientes de los de su cliente.

– Han de desarrollar su actividad con criterios organizativos propios, aunque puedan recibir indicaciones técnicas de su cliente.

– Tienen derecho a contraprestación económica en función del resultado de su actividad, de acuerdo con lo pactado con el cliente y asumiendo riesgo y ventura de aquélla.

OJO!! hay que tener en cuenta también el último apartado del art.11 de la citada ley Los titulares de establecimientos o locales comerciales e industriales y de oficinas y despachos abiertos al público y los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica admitida en derecho no tendrán en ningún caso la consideración de trabajadores autónomos económicamente dependientes.

Derechos del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente asimilados al trabajo por cuenta ajena

– Derecho a exigir al cliente forma escrita del contrato.

– Derecho a 18 días hábiles, como mínimo, de vacaciones al año.

– Para el tiempo máximo de la jornada habrá que estar a lo que dispongan los acuerdos interprofesionales, de no existir, como máximo y de forma voluntaria el trabajador no podrá trabajar más de un 30 más de la jornada máxima.

Así mismo se contemplan otros derechos, aunque no se desarrollan demasiado, como derechos de sindicación y asociación, conciliación, entre otros.

Formalización del contrato

En el Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero se regula el registro y un modelo normalizado de contrato.

Finalmente os dejo esta infografía-resumen que explica esta figura de forma muy sencilla:

INFOGRAFIA TRADE

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s